La taberna del mar: Bruselas, 1988

23 abril 2007

Bruselas, 1988


Sabías que te miraba
y sonreías.
Desde tus ojos negros,
una cálida sombra de patios porticados
y la suave luz que, tamizada,
enjalbega de rosa las columnas.
Sabías que te miraba
y descansabas.
Estático, sin moverte,
esperando a que te dirigiera la palabra.
Pero lo hice y tú no me entendiste.
Respondiste y yo no entendí.
¿Qué palabras dijimos aquel día?
¿Adónde se marcharon?
Desde tus ojos negros,
resplandores de espuma y brisas de desierto,
oscuros cantos bereberes,
el rumor de las hojas del naranjo
y el agua de una acequia ensombrecida.

______________________________

Etiquetas: ,

3 Comentarios:

Anonymous Anónimo escribió...

¡Ay, albañil del desierto que robaste mi alma sin entender tus palabras!

4/23/2007 07:59:00 a. m.  
Blogger Isa escribió...

Desde unos ojos negros
Desde el rumor del azahar
Desde la incongruencia de las sombras,
un saludo.

4/23/2007 07:20:00 p. m.  
Anonymous enero20 escribió...

La próxima vez llevate un diccionario.

4/26/2007 05:47:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< La Taberna del Mar