La taberna del mar: Precipicio

22 febrero 2008

Precipicio

Al borde de un precipicio otra vez, otra vez la misma angustia de hace años, saber que no hay nada que me calme, que paso por delante del jardín donde los ancianos se comen los yogures que les traen sus hijos una vez a la semana mientras se sientan con ellos al sol, pero hoy es lunes y solo quedan las tapas de yogures esparcidas por el césped, y los pobres ancianos dentro de su pecera del cristal que miran con ojos neblinosos hacia el parque, soñando con que llegue otra vez el domingo para poder disfrutar de un cuarto de hora al sol con su familia, comiéndose un yogur que ni les gusta, y así es como hoy me siento, como otras veces: en una pecera con los labios pegados de yogur reseco que no quiero limpiar porque me recuerda la tarde de ayer, al borde del precipicio otra vez, sabiendo que ni siquiera tus abrazos van a calmar mi angustia, porque se trata de una angustia vital que no tiene solución, y que además tengo la seguridad de que si me lanzara al vacío tampoco eso acabaría con mis miedos y mis angustias, que todo seguiría eternamente así, por eso no me echo a volar.

Así que dame la mano, sujétame con fuerza, sabes que esto se pasa (me conoces ya tanto), sabes que serán solo algunos días (pero son más cada vez), que dentro de poco estaré paseando por estos caminos cercanos al acantilado oyendo el ruido de las gaviotas sin que las olas me llamen al romperse contra las rocas, allá abajo.


_________________________

Etiquetas: ,

8 Comentarios:

Anonymous Anónimo escribió...

Muy bello,
muy angustioso,
muy sugerente...

2/22/2008 10:33:00 a. m.  
Blogger Marga escribió...

Al borde del precipio otra vez...,
no sabes lo que significan hoy estas palabras para mí, ¿o sí?.

Angustia que pasará, pero nunca se olvidará...

Un beso cielo

2/22/2008 12:02:00 p. m.  
Blogger José L. Serrano escribió...

pues la verdad es que sí que lo sé.

creo que no he escogido el mejor día para publicarlo.

da muchos besos a quien ya sabes

2/22/2008 12:17:00 p. m.  
Blogger pon escribió...

De la mano o de donde sea, porque la caída va a ser de órdago.

2/22/2008 01:10:00 p. m.  
Blogger Marga escribió...

Si que lo has hecho, claro que sí, siempre hay que decir lo que el corazón y el alma necesita vaciar del fondo de nuestras entrañas...

Serán dados, dalo por hecho.

Luego ya nos agarremos unos a otros, porque la caída será tal y como dice Pon.

Besitos chicos

2/23/2008 12:29:00 a. m.  
Blogger Gizela escribió...

Si bello, y angustioso..
Pero no hay día bueno ni día malo para publicarlo, como tampoco hay día bueno o malo para sentirlo.
Me he visto y sentido en esa pecera y como me suenan a ¡otra vez! tus palabras
besos gizz

2/23/2008 01:28:00 p. m.  
Anonymous Maricarmen escribió...

...paseando por estos caminos cercanos al acantilado...

2/25/2008 09:17:00 p. m.  
Blogger tentetieso escribió...

Dame la mano... pero, ¡ay!, quizá te arrastre conmigo y caigamos juntos hacia donde las rocas se bañan de la última espuma. Porque antes volar unos segundos que encerrarse en una pecera a lamer domingo tras domingo las mismas pegajosas tapas de yogures.

2/27/2008 06:11:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< La Taberna del Mar