La taberna del mar: La sociedad búlgara y un poco de teoría queer

20 octubre 2008

La sociedad búlgara y un poco de teoría queer


No soy un experto en teoría queer. Ni siquiera sé si entiendo algo o cada vez que leo libros sobre el tema me lío más. El caso es que este verano en Bulgaria he empezado a comprender algunas cosas viendo a la gente. Vamos a ver si me explico, que es complicado.

En nuestro país tendemos a confundir sexo con género. El sexo, según creo, es algo que está en nuestros cromosomas, en cada una de nuestras células, y que es imposible cambiar (por el momento, pero confío en la ciencia). El género, sin embargo, y según los teóricos, es una construcción social, algo aprendido desde que nacemos. Por eso, en otros países, a las personas transexuales se las denomina transgénero.

Así, nuestro reduccionista mundo convierte la gran infinidad de variaciones de la naturaleza en cuanto a sexo (XX, XY, XXX, XXY, y muchos más) en sólo dos géneros: el masculino y el femenino. Cuando llegamos al mundo nos ponen una pulserita rosa o azul y ahí ya va todo: la plancha, la agresividad, el mando a distancia, el aparcar bien, las colonias, la sensibilidad, el bricolaje, entender los mapas, la cocinita y mucho más.

Cuando vemos a una persona transexual, solemos decir “se le nota”. Hay muchas divas del cine o de la música que se han convertido en referentes para la población LGTB: su masculinidad o feminidad es tan excesiva que al resto de la gente le suele resultar incluso desagradable. Siempre caerá sobre ellos la sospecha: éste es un hombre, ésta es una mujer (hay menos casos, pero los hay).

Pues bien: en Bulgaria a la mayoría de las mujeres “se les nota”. Sus vestidos, sus joyas, sus contoneos, sus movimientos de caderas y manos, sus brillos, son tan antinaturales, tan forzados, que no queda más remedio que rendirse ante la evidencia: su comportamiento femenino es tan exagerado, tan sobreactuado, que no hay duda de que es aprendido (y aprendido mal). Pero no sólo eso, claro. A los hombres también “se les nota”. Su masculinidad es tan impuesta que produce hasta risa: sus miradas de desprecio, su altanería, la manera de tocarse los huevos, la forma de cruzar las piernas, de agarrar a sus mujeres, de beber la cerveza, de partir la carne, la manera de gritar, de impostar la voz, de reírse. Todo forzado, todo aprendido, todo actuado.

Es algo que me reconforta, sinceramente, el pensar que a todos “se nos nota”, que no hay nadie auténtico (y si lo hay, sin duda también es una actuación). Que todo es cuestión de ser mejor o peor actor. Actuar: esa es la cuestión.

Este año me he propuesto ser como Marlon Brando. Para el que viene pienso ser Ava Gadner.
__________________________________

Etiquetas: , ,

7 Comentarios:

Blogger Marga escribió...

Con tantas XXX, XY, YYY y más, ya no sé quién demonios soy.

Así que si tú lees libros y te lías imáginate yo que no leo nada sobre la teoría queer.

Casi que me quedo como estoy.

Por cierto a mí me gusta tal y como eres...

Besitos guapetón

10/20/2008 10:58:00 a. m.  
Anonymous Anónimo escribió...

Teatro, puro teatro (ya lo decía por aquí un anónimo hace unos días)

10/20/2008 02:08:00 p. m.  
Anonymous enero20 escribió...

Y yo que estaba esperando ver los monasterios bulgaros!!!!

10/20/2008 04:29:00 p. m.  
Blogger Strawberry Roan escribió...

Dices: Sus miradas de desprecio, su altanería, la manera de tocarse los huevos, la forma de cruzar las piernas, de agarrar a sus mujeres, de beber la cerveza, de partir la carne, la manera de gritar, de impostar la voz, de reírse...

¡Jóder, me he "trempao"!

10/21/2008 10:05:00 p. m.  
Blogger pon escribió...

Vamos, que mejor los monasterios de Cuenca, donde va a parar.

10/21/2008 10:24:00 p. m.  
Blogger pon escribió...

Y una duda, si llegó el género y la cagó, para qué una teoría queer?(también me lio).

10/21/2008 10:25:00 p. m.  
Anonymous Anónimo escribió...

la teoría queer es hija de la teoría feminista. nacieron en los 70 las dos, cogidas de la mano.
ambas ponen de manifiesto (además de que el género es un constructo) el lugar prevalente que tiene en la sociedad, la masculinidad blanca y heterosexual.

todos/as los que no somos ni heteros, ni blancos ni hombres, somos un poquito queer.

1/08/2009 07:56:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< La Taberna del Mar