La taberna del mar: Mi nevera es un fractal

08 septiembre 2006

Mi nevera es un fractal

fractalUn fractal es un conjunto tremendamente complicado, pero tan natural que lo encontramos por todas partes. Sin entrar en demasiadas profundidades, una de las características de estos conjuntos es que su estructura se reproduce a cualquier nivel de escala. Es decir, cuando miramos un fractal, no sabemos si estamos viendo algo muy grande o muy pequeño. Si miramos una foto de la línea de costa por satélite o al microscopio, no sabemos si vemos una isla o un grano de arena, si vemos una enorme bahía o la huella que dejó un niño en la orilla, si vemos un enorme acantilado cuyas piedras se derrumban en el mar o un castillo de arena que se desmorona tras el embate de una pequeña ola. Con unos pasos recorremos una pequeña cala. Pero si nos hiciésemos pequeños podríamos caminar eternamente por los recovecos de la orilla. Una longitud infinita que recorremos con unos pocos pasos, por eso la liebre alcanzó a la tortuga. El propio universo tiene una estructura fractal, ¿qué es el átomo, sino un pequeño sistema solar?. A veces me consuela saber que estoy formado de galaxias y universos o que yo mismo y mi universo somos sólo parte de un átomo de un señor con bigote inmensamente grande.

Pues bien, me he dado cuenta que mi nevera es un fractal: si miro mi nevera no sé si me veo a mí o a mi nevera. A veces rebosa de yogures de todos los colores, de frutas sin nombre que he encontrado en la tienda ecuatoriana o india o marroquí, de batidos y zumos, mantequilla de Soria, salsas de menta, chutneys de mango, lechugas gigantescas, calabacines, enormes botellas de leche de dos litros o chocolate de guindilla. Otras veces un trozo de jamón de York mohoso, media cebolla, un limón, dos tomates blandengues y una botella de agua del grifo helada se aburren esperando a que lleguen nuevos inquilinos.

Ahora que he descubierto que mi nevera es un fractal, recorro las calles de Lavapiés para llenar mi vida de currys, cardamomo, caramelos de violeta, palmeras de chocolate, piononos y yogures de todos los colores. Porque todo se comunica, todo se reconoce, todo se reproduce. Y no quiero volver a ver ese trozo asqueroso de jamón podrido.

6 Comentarios:

Blogger El Joven Amaril escribió...

Después de leer tu comentario he bajado a desayunar y no me podido tomar el café con leche y el croissant, me sabía a fractal. Y es que veo fractal por todas partes, está por ahí, detrás del sillón con ruedas, y me va a atacar en cualquier momento, míra, míra...

9/08/2006 08:55:00 a. m.  
Blogger pon escribió...

Mientras tu frigofractal no se quede como la de Carpanta....

9/08/2006 11:54:00 a. m.  
Blogger un-angel escribió...

...y yo no se si cuando te leo soy un atomo de J.L. Serrano que a su vez parece a su vez una molécula de la India cuando escribe sus postales, esa India que entra a formar parte de mi corazón cuando leo sus relatos, entonces ya no se quien es el fractal ni qué está dentro de quien, pero este juego de muñecas rusas en el que al abrir la última me encuentro la primera me encanta, así que ¿a quien le importa?... a disfrutar...
...y llena esa despensa de cardamomo, chocolate y pepinillos, no más días de jamón peludo...
Un abrazo

9/08/2006 01:28:00 p. m.  
Blogger Ana desde el Sur del Mundo escribió...

A veces creo estar dentro de la vida de alguien más... otras veces creo que yo llevo las vidas de otras personas imbuidas en mis días... ¿una relación simbiótica..? ¿o tal vez es este descubrimiento del fractal..? no lo se... pero que una y otra forma son esenciales a la hora de la comunión de sentimientos, no me cabe la menor duda...
Hoy me sonríe el viernes por varias razones y yo me reflejo en brillos y a su vez ilumino a otros... entonces... ¿soy un fractal?
Has confundido al Hada del Sur... pero con una amplia sonrisa y espectante de llegar a casa y ver mi heladera... un poco más llena que la tuya, pero no tanto como mañana cuando la feria pase por casa y se llene de colores...
Besos!

9/08/2006 04:40:00 p. m.  
Blogger Medea Tangerine escribió...

Y hay que dar gracias que la vida es fractal y no espacio euclidiano...

9/11/2006 05:26:00 a. m.  
Anonymous usuario fractal anónimo escribió...

Voy de una costa a otra, y regreso. Vengo de orillas lejanas hasta la mía. Piso la arena con pies fatigados, miro desde dentro del agua las olas que rompen, y esta pequeña roca a la que me aferro es todo, todo el mundo en miniatura, que retorna al futuro, como el dique de un antiguo muelle griego visto desde un satélite rumbo a otra galaxia.

9/11/2006 09:05:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< La Taberna del Mar