La taberna del mar: El arte de los locos. Prólogo

26 octubre 2007

El arte de los locos. Prólogo

He tenido ocasión de visitar uno de los museos más sugerentes e impactantes que hay en el mundo. Se trata del Museo de L’Art Brut, de Lausanne, que me había atraído desde siempre. El museo recoge las obras de arte de personas que han sido consideradas locos por la sociedad y que Jean Dubuffet decidió poner en valor y consagrar bajo el nombre de Art Brut, un arte impulsivo que no debe nada a la tradición sino que nace desde lo más profundo, desde lo más oscuro. El museo es un edifico “sano” pero las obras a veces son infinitas y suben de un piso a otro porque quieren romper tabiques y volar.

La tendencia que tenemos a poner nombre a lo que desconocemos, a etiquetar para controlar, hace que se considere como locos a los que están en los márgenes, a los que no comprendemos. El tratamiento del loco o del homosexual como enfermos ha sido muy bien estudiado por un sabio como Foucault, al que remito a los interesados.


A mí lo que me interesa es que pese a sus historias, la mayor parte trágicas y truculentas, estos ¿locos? hayan sido capaces de crear tanta belleza. Hay cuerdos que sólo hacen daño a los demás. ¿En qué lado queremos estar?. ¿Cuál es la frágil línea que separa la locura de la razón?. ¿Qué hace distintos estos cuadros de los que encontramos en cualquier museo convencional? ¿Es el artista incapaz de comunicarnos su mensaje porque está loco o somos los espectadores unos inútiles incapaces de entenderlo?. Una de las principales diferencias es que (salvo excepciones) no fueron considerados en vida como artistas, ni expusieron, ni entraron en los circuitos del arte, ni vendieron una sola obra... pero Van Gogh tampoco lo hizo.

Iré contando alguna de estas historias que me obsesionan desde hace años, y ya digo que lo que me importa no es el contexto en el que estas maravillas fueron creadas sino la propia belleza intrínseca de las obras. Tampoco voy a descubrir nada aquí: todo está sacado de libros, catálogos y páginas web. Si acaso me permitiréis que sueñe o me ponga en la situación del artista en cuestión (y espero que no sea necesaria una camisa de fuerza).



No sé cuanto durará, ni pretendo ser metódico ni darle una periodicidad de ningún tipo a las historias que contaré. Simplemente creo que estos cuadros quedarán muy bien en esta taberna frente al mar que se llenará de voces, apariciones, médiums, electrochoques, clínicas, crímenes, fantasmas y, sobre todo, de amor porque ¿acaso no estamos más cerca de los locos cuando nos enamoramos?. Para empezar, la próxima historia tratará de la confección de un vestido de novia con hilos arrancados de trapos y de sábanas. Un vestido que nunca se usó

Hay miles de páginas que hablan sobre artistas consagrados: en la taberna del mar abrimos la puerta a la locura.

______________

Etiquetas: , ,

9 Comentarios:

Blogger Jose M. Zendoia escribió...

La puerta a la locura ya estaba abierta en esta taberna, pero está bien que se sepa. ¿Vamos a dejar entrar a los psiquiatras, o pasamos de ellos?
¡Qué buena pinta tiene lo que se avecina!

10/26/2007 09:00:00 a. m.  
Blogger José L. Serrano escribió...

psiquiatras abstenerse (lo siento por si alguno lee esta página): creo que es la primera ciencia en la historia de la humanidad que ha tenido que inventarse el sujeto de estudio

10/26/2007 09:18:00 a. m.  
Blogger Cyllan escribió...

Waaaooo yo quiero, yo quiero. La locura es un concepto tan subjetivo y abstracto que lo usamos para las cosas más variopintas, a veces incluso opuestas jejeje. Esto promete :)

10/26/2007 01:29:00 p. m.  
Anonymous enero20 escribió...

"Loco soy, loco he de ser hasta tanto que tú vuelvas con la respuesta de una carta que contigo pienso enviar a mi señora Dulcinea; y si fuere tal cual a mi fe se le debe, acabarse ha mi sandez y mi penitencia; y si fuere al contrario, seré loco de veras, y siéndolo, no sentiré nada. Ansí que, de cualquiera manera que responda, saldré del conflicto y trabajo en que me dejares, gozando el bien que me trujeres, por cuerdo, o no sintiendo el mal que me aportares, por loco" (D. Quijote)

Cervantes y Shakespeare no estaban locos, o quizá si? De su mente salieron dos "locos" por los cuales tengo especial predilección, por qué no sueñas algo sobre alguno de ellos.
Si puedo elegir, prefiero al manchego por la parte que me toca.
No sé si lo que pido tiene mucho que ver con las historias que vas a contar, pero ahí te dejo el encargo.

10/26/2007 06:28:00 p. m.  
Blogger k'han escribió...

Locura es un concepto que linda con la genialidad, la frontera es muy tenue, y en continuo movimiento...
afortunadamente.
Espero impaciente.

10/26/2007 07:23:00 p. m.  
Blogger Rosadefuego escribió...

!Que bueno¡, empieza pués a contarnos sobre las obras de estos artistas supuestamente "locos".
Ya no veo las horas de empezar a leer ese que dices sobre el vestido de novia.

10/27/2007 11:31:00 p. m.  
Blogger pon escribió...

Ah pero¿hay alguien cuerdo?.

10/28/2007 04:59:00 p. m.  
Anonymous XIXELA escribió...

ellos entran en tu cabeza
ellos buscan algun error
ellos quieren tener tu mente bajo su control
ellos no comprenden lo que pasa en tu interior
ellos no soportan no tener la explicacion
ellos quieren tener tu mente bajo su contol.

letra de :the kagas

10/30/2007 07:49:00 p. m.  
Blogger MANUEL DELGADO escribió...

Enhorabuena por esta propuesta! me parece muy interesante. No me perderé nada, aunque siempre iré con retraso, este curso se está poniendo al rojo, y con tanto curro no tengo tiempo de nada...
Para colaborar dejaré una propuesta en las junglas...

11/11/2007 12:00:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< La Taberna del Mar