La taberna del mar: Muralla en la frontera

03 noviembre 2011

Muralla en la frontera


Por aquí pasó Percival
con una novela negra entre sus manos
–para entonces era capaz
de entender lo que leía–,
cuando regresaba en tren a casa
a pasar las vacaciones de verano,
y desde la ventanilla pudo ver
la muralla romana
en las fronteras del país.
No viajaba solo
aunque él creyera lo contrario,
pues a su alrededor flotaba
el alma afligida,
el espíritu moribundo de amor
de su compañero de estudios
que no podía perder la suave voz de Percival
al otro lado de la frontera,
que no podía olvidar de ninguna manera
su cuerpo esbelto y hermoso;
y el alma del amigo
vagando en el vagón del tren
también pudo ver
la muralla romana
en las fronteras del país.
Percival volvía a casa
a pasar las vacaciones,
con su libro en las manos
–ahora que podía entenderlo–,
haciendo volar
su robusto cuerpo soñado
y su persuasiva voz
sobre la muralla romana.

De nuevo me sirvieron de inspiración Las Olas de Virginia Woolf

_____________

Etiquetas: ,

1 Comentarios:

Anonymous Anónimo escribió...

qué fuerte y qué bonito !!!

11/03/2011 09:54:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< La Taberna del Mar