La taberna del mar: Tarde azul

02 diciembre 2010

Tarde azul


En una tarde azul
de esos azules que sólo puede haber en Grecia
caminábamos debajo de la Acrópolis
buscando algún recuerdo que llevarnos a casa.
Quizá una escultura que demostrara
(benjaminianamente)
la pérdida del aura de lo reproducible,
una iglesia blanquecina de techo azul
pequeña y miserable,
una reproducción kitsch
de los frescos de Akrotiri,
una medusa de cristal violáceo
o una estrella de mar tejida en esparto,
una alfombrilla de baño con grecas,
una cortina de ducha con peces de colores,
una afrodita en terciopelo rosa,
o el mismísimo Hermes de Olimpia
con un culo exquisito de escayola,
una botella de raki caducada con la bandera
griega, el Partenón relleno de gominolas,
una lámpara de magma en forma
de caballito del Geométrico,
una crátera rellena de botes con especias
que han perdido su olor,
una nube amarilla que descarga
cerveza sobre una reproducción de Santorini.

Gracias a Zeus, solamente me traje aquella tarde azul
y la sombra de un higuera en una tapia blanca.

_____________

Etiquetas: ,

2 Comentarios:

Blogger José L. Serrano escribió...

(la foto no es de una higuera ni de una tapia blanca, ni siquiera es de Grecia, pero se funde en mi memoria con el verdadero recuerdo)

12/02/2010 09:23:00 a. m.  
Anonymous Anónimo escribió...

Zeus quiso quedarse con todos los souvenirs a sus pies, sobre gustos...

La proxima vez, traete una y griega, que te las han robado las chicas ye-ye.

12/02/2010 10:49:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< La Taberna del Mar