La taberna del mar: Mi creencia

03 junio 2006

Mi creencia

Cuando hacemos una foto o dibujamos un objeto, reducimos las tres dimensiones espaciales a dos, proyectamos el espacio sobre un plano. Si la foto es en blanco y negro, reducimos todas las tonalidades a una sola gama de color. Además, detenemos la escena y sólo reflejamos un instante, un punto en la recta del tiempo.

Yo creo que de alguna forma similar, este mundo que conocemos no es más que la proyección de otra realidad con múltiples dimensiones. Somos incapaces de distinguir todas las variables que nos aprisionan en nuestras tres dimensiones espaciales en las que nos movemos con el transcurrir del tiempo.

Creo que percibimos únicamente una ínfima parte de un todo con muchos más componentes. Una serie de múltiples elementos se unen, adecuadamente enfocados, para concretar cada objeto, cada cosa que percibimos, cada ser individual.

Creo que esta vida nuestra no es más que una foto en blanco y negro, un paisaje reducido del absoluto. Pero no podemos llegar a aprehender cuáles, cuántos son los ejes de esa realidad en la que estamos constreñidos. Nuestra vida transcurre en una especie de espejo, en el que nos cruzamos y nos separamos, cuando en realidad, nuestra esencia y la de todo lo que nos rodea, están fuera de esta brillante superficie, en la que tal podemos estar juntos viéndonos alejados, en la que podemos compartir un rato mientras nuestras almas habitan tiempos diferentes. Y viceversa.

Quiero creer que cuando esto se nos detiene a cada uno de nosotros, cuando desaparecen nuestras tres dimensiones espaciales y nuestra dimensión temporal, cuando morimos, quiero creer que entonces nos liberamos de esta percepción enclaustrada. Entonces, tal vez, el resto de factores que forman el cosmos permitan que nuestro espíritu, nuestra alma, nuestra inteligencia, lleguen a desplegarse, a des-proyectarse, y comprendamos en qué consiste todo lo que ahora se nos escapa a nuestra observación. Entonces, cada ente individual se podrá abrir como un abanico y retornar a sus múltiples elementos originarios, como componentes diversos del universo eterno y absoluto al que algunos llaman dios.

Mientras ocurra eso, creo que debemos vivir por y para cada uno de nosotros, lo que quiere decir que, necesariamente, debemos hacerlo por y para todas las personas, objetos, colores, sensaciones y vivencias que podamos percibir. Porque somos parte de la armonía universal, no intentemos alterarla. Por mucho que se empeñen algunos en que no podamos vivir así. Por mucho que a veces tengamos que luchar para conseguirlo.

Creo, en definitiva, que hemos de transcurrir por este mundo con amor, amor a todo, amor a uno mismo, amor a vosotros, y mientras dure, y espero que así sea, con profundo amor hacia ti, compañero de mi vida. Y ahora, sólo quiero pensar en cosas bonitas contigo: un zarzal lleno de moras maduras, en una verde pradera que mira al mar, cuando el sol baja hacia el horizonte.

Esta es mi creencia.

9 Comentarios:

Anonymous Anónimo escribió...

Pero, ¿cómo saber lo que es máscara, y cómo descubrir lo que es espejo?

muscari

6/04/2006 04:53:00 p. m.  
Blogger un-angel escribió...

El Amor por uno mismo, por los que nos rodean, por cada una de las cristuras que hay en la Tierra, por cada uno de los minutos que nos concede la vida, sus amaneceres, sus días claros, sus tardes de lluvia, sus noches de luna, si somos capaces de experimentar todo ese Amor, el paraiso está en la Tierra.

6/04/2006 09:22:00 p. m.  
Anonymous cristina escribió...

Pues mirándote a ti compañer@ de morada me descubro a mi misma. Creo en ti y creo en mi.

6/05/2006 01:30:00 a. m.  
Anonymous Anónimo escribió...

¿pueden las hormigas imaginar que la sombra que les oculta el sol me pertenece a mí?

6/05/2006 07:57:00 a. m.  
Blogger mountain escribió...

A partir de hoy creré en tí, en mí, en que todos somos uno.
Debemos creer....sino que nos queda?

Un abrazo

6/05/2006 09:42:00 a. m.  
Anonymous Lobogrino escribió...

Hoy simplemente gracias.
Y un abrazo fuerte.

6/05/2006 11:32:00 a. m.  
Blogger kaerff escribió...

Un hombre perdió sus llaves volviendo a casa una noche muy oscura. Un amigo le encontró buscando debajo de una farola y le preguntó: "¿Has perdido las llaves ahí?". Y él le contesto: "Seguramente no, pero es el único maldito sitio donde podría encontrarlas".

6/05/2006 12:13:00 p. m.  
Blogger pon escribió...

Gemas que cristalizan en dodecaedros, prismas pentagonales que se vuelven a unir formando, de nuevo, un dodecaedro perfecto.

6/05/2006 07:25:00 p. m.  
Blogger Ana desde el Sur del Mundo escribió...

Conectarse, llegar al otro desde nuestra esencia... es un milagro desconocido hasta que sucede en el momento menos esperado, de la forma más insospechada...
Encontramos una forma de Sentir que es diferente a todo y sin embargo no es extraño: siempre ha estado allí. Sólo que no lo habíamos notado.
Pudo ser una palabra, pudo ser un gesto, pudo ser una mirada... pero ese sentimiento al despertarse ya no nos abandonará porque se ha completado al encontrarse con su otra mitad.
Y tengo certeza de que no importan las distancias, ni las diferencias horarias. Una vez conectados, vamos por siempre sincronizados.
Porque nos hemos vuelto a encontrar...

6/06/2006 06:05:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< La Taberna del Mar