La taberna del mar: Tardes

12 julio 2006

Tardes

Tardes (1992)

Algunas tardes
cuando el sol de septiembre
ilumina las uvas maduras y se cuela
por entre las enormes hojas de la parra,
una felicidad de soledades
resbala hacia la arena y resucita
flores pisoteadas.
Algunas tardes,
pero son sólo algunas,
rumores de cariño arrebatados
atesoran reflujos de marea sorda
y sobreviven entre lazos y espejos
en desvanes de cuarzo iluminados.
Algunas tardes,
casi todas, ya ves,
desde las azoteas,
las sábanas mojadas desprenden
olor a detergente,
y su blancura azul
aletea al viento
y enmudecen las voces apagadas de los patios.
Todas las tardes,
allá al fondo,
la oscuridad simétrica de mis agonías
desciende a las mazmorras del pecado
y se entrega a placeres derretidos
de sombras y desdenes.

12 Comentarios:

Blogger Ana desde el Sur del Mundo escribió...

Algunas tardes se consumen en el silencio, en el desdén de la siesta hacia lo que pasa afuera: el sol calentando las frutas, quemando las puntas de las hierbas, haciendo arder las terrazas...
Y yo con los ojos abiertos, porque no quiero perderme de nada...

7/12/2006 02:16:00 p. m.  
Anonymous Bel escribió...

Algunas tardes se escurren entre los dedos, buscando desesperadamente maneras de detener el tiempo, para retener cada reflejo de luz en las caras de la gente que caminan sumergidos por las prisas de las ciudades.
Algunas tardes se escurren entre los dedos, buscando desesperadamente maneras de detener el tiempo, de retener en la memoria el brillo de la mirada que me crucé una hermosa tarde de verano en que pensé que todo era eterno.
Algunas tardes se escurren entre los dedos, buscando desesperadamente maneras de detener el tiempo, oliendo el aroma de las lilas, escuchando el pitido arrollador que corta el silencio de una tetera, saboreando los melocotones maduros, sintiendo las caricias del viento suave en la espalda.
Algunas veces la vida se escurre entre los dedos, mientras buscamos desesperadamente maneras de detener el tiempo.

7/12/2006 04:51:00 p. m.  
Blogger Mar del Norte escribió...

El día que repartieron el talento para escribir,, yo no fui a clase...

7/12/2006 11:11:00 p. m.  
Anonymous Un pecador escribió...

...y al terminar la tarde,
cuando desaparece toda luz,
los pecados dejan de serlo.

7/13/2006 01:28:00 p. m.  
Blogger El Joven Amaril escribió...

Dice un proverbio popular que todo lo que lo que está bueno o es pecado o hace daño. A pecar se ha dicho.

7/13/2006 02:18:00 p. m.  
Blogger José L. Serrano escribió...

gracias a los preocupados por mi.
bicho malo nunca muere, me libre del 11m y ahora del 11j

un beso desde udaipur

7/13/2006 06:22:00 p. m.  
Blogger Jose M. Zendoia escribió...

¡Ay, qué alegría, compañero!

7/13/2006 07:04:00 p. m.  
Anonymous enero20 escribió...

En las tardes calurosas de verano da gusto derretirse entre los brazos de alguien y entregarse los placeres del pecado.

7/13/2006 08:39:00 p. m.  
Blogger El Joven Amaril escribió...

Aquí, amigos, cuidaremos de vuestra hacienda hasta vuestro regreso. Seguro que Sharon está espléndida con su nuevo sari.

7/13/2006 09:57:00 p. m.  
Blogger pon escribió...

Joer qué gusto verte, nene!

7/13/2006 10:05:00 p. m.  
Anonymous nevermore! escribió...

Yo prefiero las tardes de Ocutbre

7/14/2006 06:36:00 p. m.  
Anonymous Lobogrino escribió...

Que alegría saber de ti.
Un abrazo, amigo.

7/16/2006 11:39:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< La Taberna del Mar