La taberna del mar: La voz del pasado

13 diciembre 2006

La voz del pasado

Hondarribia
Entre todas las cosas,
visibles o invisibles, da igual,
los tesoros guardados son
cadenas de oro en el puerto
perdidas fatalmente en sus aguas,
y las joyas olvidadas
entre las lindes, amargas lágrimas
que no quieren olvidar su llanto,
huellas de la casa natal
cuando todo se acaba.
En pleno mediodía, por sorpresa
venció la dicha, tan preciosa,
dejando para luego el adiós.
Mientras decía el pasado
“te lo he dado todo”, entonces
más ofrecía,
para que en adelante pudieras
de calma y sosiego gozar.

8 Comentarios:

Anonymous Anónimo escribió...

gracias a Dios que la dicha vence a veces, aunque sea por sorpresa

12/13/2006 08:11:00 a. m.  
Anonymous Lobogrino escribió...

Que bonito que la esperanza siempre sorprenda.
Es lo bueno de la vida.
Abrazos.

12/13/2006 11:49:00 a. m.  
Anonymous Bel escribió...

Esperanza. dulce esperanza, necesaria esperanza para vivir.

12/13/2006 05:19:00 p. m.  
Blogger mountain escribió...

El pasado...

Mejor olvidarlo. La esperanza del presente, del día a día.

Sólo eso.

Abrazotes

12/13/2006 11:35:00 p. m.  
Anonymous Anónimo escribió...

somos los hijos bastardos
de un dios imposible
los chicos palidos y airados
bajo un cielo gris
disparando palabras desde la acera de enfrente
todas las alambradas
hacen que sea maslisto
no tengo miedo a caerme
por que la vida es pasion
o no sirve de nada
buscadores de tesoros
en los mares turbios de la confusion

12/14/2006 04:05:00 a. m.  
Blogger Da Vinci escribió...

Lo visible y lo invisible.
Pasa pero deja su huella.
Es bueno mirar al futuro pero nunca renunciar ni olvidar el pasado. Es lo que somos.

12/14/2006 04:23:00 p. m.  
Anonymous bewater escribió...

En Euskera ya me cautivo este poema, pero en la lengua de Cervantes me ha hecho mella, que el presente siga su huella, para que en el futuro haya pasado.

12/14/2006 08:15:00 p. m.  
Anonymous El homocida del Joven Amaril escribió...

Un poema espléndido, épico, con ese ritmo magnífico que sólo se usa cuando se cuentan cosas nobles y dignísimas, tan propias de la memoria colectiva.

A ver cuando te animas a dar a la imprenta esos versos.

12/15/2006 09:17:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< La Taberna del Mar