La taberna del mar: Y luego tener que decirte adiós

10 febrero 2010

Y luego tener que decirte adiós


Y así sale todo confiado
desgranando veleidosamente
abrumadoras persecuciones nítidas
que litigan por cuerpos que se deshacen
por cuerpos inexpertos y marchitos
bajo la sombra dulce de un limón.
Y luego tener que decirte adiós.

Derramas mirra, amor,
desconfiabas de mi capacidad
de convertir alondras en imanes,
subviertes corazones broncíneos
y en el éxtasis, gritas viejas canciones
de marinos, de monstruos, de piratas.
Y luego tener que decirte adiós.

Frente al espejo.
Agotados, habiendo aprovechado
al máximo los filos, los embistes,
los asaltos, las sacudidas.
Desvalido, previendo ya futuras complacencias,
perdida la mirada en misereres.
Y luego tener que decirte adiós.
________________

Etiquetas: ,

6 Comentarios:

Anonymous brokemac escribió...

¿Quien se tiene que ir? :(
y ¿por qué no se queda?
No me gustan los adioses...
(el poema sí)

2/10/2010 04:43:00 p. m.  
Blogger Gizela escribió...

Siempre hay un adiós"atravesado"
BELLO POEMA!!!!!
Besotessssss

2/10/2010 08:50:00 p. m.  
Anonymous Anónimo escribió...

¡nada, nada, no se va nadie, que yo sepa!

el autor

2/11/2010 08:44:00 a. m.  
Anonymous Anónimo escribió...

Además, ya habrá tiempo para volver a decirle "hola".

2/11/2010 09:57:00 a. m.  
Anonymous brokemac escribió...

mucho mejor así :)

2/13/2010 12:49:00 p. m.  
Blogger Mar del Norte escribió...

Cómo cuesta decir adiós...
Cómo cuesta despedirse aun sin palabras...

2/13/2010 09:31:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< La Taberna del Mar