La taberna del mar: En este vergel

11 octubre 2006

En este vergel

zuentzako
Tres rayos de luz llegan
en este atardecer repetido y venerado
una vez más, víspera de la fiesta
sagrada para hombres triviales, adoctrinados,
y primer día excéntrico para jóvenes exultantes.
Entre fresnos y pinedos creen resucitar
los antiguos moradores del peñasco,
desde la lluvia y el mar acuden
aquellos otros que marcharon un día
en busca de vidas prometidas,
o aquellos que encuentran descanso
en tierra de transición y cambio.

Un rayo llega del presente, ya está
alumbrando continuamente el día
y sobre todo la noche, espléndida ilusión nocturna,
con variable intensidad y estrépito,
a veces lánguido y triste como la luna del río,
rayo de tormenta y acordes de baile
acompasado en pautas tribales,
que sella con su presencia mi vida
y acapara los espacios sin saberlo.

Por los recovecos de antiguos muros
alumbra un rayo pasado, rayo que deslumbró
todo lo que abarcaba su haz, y lo que no,
y ahora se desliza entre los desgarros
que el viento hizo en las paredes,
y siento que su presencia quiere alcanzarme
mientras el adobe y la arcilla achican su esplendor
y tan solo me llega un hilo de luz,
de aquella otra luz gloriosa que fue sol.

Desde otros confines, desde el norte y el sur,
pues su foco alterna en remotos parajes,
un halo alumbra tenuemente a esta hora
del crepúsculo, intensamente al mediodía,
este escrito y mi mano que lo escribe,
mientras el pasado que no vio se ilumina entre velos
y el aire se acerca despejado por la costa, mar y tierra,
seña de amistad al atardecer transparente.

Rayos de luz en este vergel de chopos y olivares
que me acogen, árboles y resplandores
de tarde estival, después de copas de vino
y letargo en la penumbra de cortinas azuladas
como el cielo, como la luz, como la tierra dormida.

9 Comentarios:

Anonymous Anónimo escribió...

¡ y yo que creia que era imposible que te superaras !

10/11/2006 07:58:00 a. m.  
Anonymous Lobogrino escribió...

Me has dejado sin palabras...
Felicidades.

10/11/2006 10:23:00 a. m.  
Anonymous enero20 escribió...

Frente a tus palabras, mi voz se queda muda y en el silencio me vienen a la mente aquellas otras de M.Hernandez:

¿No cesará este rayo que me habita
el corazón de exasperadas fieras
y de fraguas coléricas y herreras
donde el metal más fresco se marchita?

¿No cesará esta terca estalactita
de cultivar sus duras cabelleras
como espadas y rígidas hogueras
hacia mi corazón que muge y grita?

Es rayo ni cesa ni se agota:
de mí mismo tomó su procedencia
y ejercita en mí mismo sus furores.

Esta obstina piedra de mí brota
y sobre mí dirige la insistencia
de sus lluviosos rayos destructores

Y como escribió otra gran poeta:
"No decía palabras", enerito, tampoco.

10/11/2006 10:57:00 a. m.  
Blogger pon escribió...

....!!!

10/11/2006 11:17:00 a. m.  
Anonymous Bel escribió...

!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

10/11/2006 12:07:00 p. m.  
Blogger SOLO MAX escribió...

!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! (a la enésima potencia)
xDssss

10/11/2006 12:25:00 p. m.  
Blogger Ana desde el Sur del Mundo escribió...

La luz ha llegado aquí y ha iluminado esta tarde que comienza y que agobia... pero tu luz es serena, emotiva y añeja, con aromas idos y encontrados en los rincones del alma...

Me encanta lo que hacés con las palabras... las transformás y su significado aunque el mismo, dice mucho más, llevándonos por nuevos senderos de comprensión...

Maravilloso. Una vez más... y no me canso.

10/11/2006 06:20:00 p. m.  
Anonymous bru escribió...

Que fortuna descubrir este espacio!! que bonito y que suerte.

Gracias.

10/12/2006 04:32:00 a. m.  
Blogger Sidurti escribió...

CLAp clap....
me han gustado los versos y las imágenes... una felicitación.
Saludos

10/15/2006 04:11:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< La Taberna del Mar