La taberna del mar: Remolino

29 mayo 2006

Remolino


Me vienen las imágenes a la cabeza,
sobre la ría azul,
como las gaviotas gritando.
Nerviosas, a veces en manada,
otras veces solitarias,
me llegan desde las rocas a las praderas
gritando, las ideas.
Rodean mi cabeza,
suben y bajan,
acompañadas de chillidos estridentes,
para huir después en remolino
hacia el mar, sobre las olas
las gaviotas, las imágenes
sobre la desembocadura de mi río
desaparecen, a gritos.

9 Comentarios:

Blogger un-angel escribió...

...tus palabras crean remolinos de imágenes hermosas en mi cabeza.
Gracias.

5/29/2006 01:15:00 p. m.  
Anonymous pon escribió...

Ahora estaré todo el día canturreando una de mis canciones preferidas:
Gaviota, gaviota, paz del equilibrio,
cadencia increíble, llamada en el hombro...
gaviota, gaviota, blancura de lirio, aire, bailarina....

Silvio Rodríguez.
Te recordaré mientras tanto, me has traído las gaviotas.

5/29/2006 01:42:00 p. m.  
Anonymous Lobogrino escribió...

Me has hecho sentir el viento en la cara en medio del calor asfixiante de la ciudad.
Me has hecho sentir libre por un instante, oliendo a sal y a vida.
Mil gracias, amigo, ya amigo, sí.

5/29/2006 01:52:00 p. m.  
Anonymous Bel escribió...

Remolinos de sentimientos que no podemos parar, recuerdos, imagenes que no conseguimos frenar... torrente de sensaciones sin control que nos despiertan, nos enloquecen, nos avisan que nos dormimos mientras la vida sigue...
Te leo y siento que las entrañas tiemblan, que las mariposas vuelan.
Te leo y oigo las olas, veo gaviotas cuando el mar queda demasiado lejos...
Te leo y me pierdo en el remolino de las sensaciones de mi imaginación.
Una vez más gracias por desprenderme de lo cotidiano.

5/29/2006 02:02:00 p. m.  
Anonymous Anónimo escribió...

Las crestas de la mar besan la tierra, una y otra vez, y otra, y otra, tierra que ya no lo es, hecha de roca para soportar tanto amor sin fin, y otro beso, y otro, y otro...
Las nubes cargadas arrastran el cielo hacia la costa, en una batalla que sólo terminará cuando la plenitud sacie tanto vacío inmenso.

Azul, sólo azul.

Eso basta.

muscari

5/29/2006 02:31:00 p. m.  
Anonymous cristina escribió...

¿Son aquellas que veo llegar a esta otra ría?
¿Las que vienen y veo marchar después?
¿Las que vuelven para dejar sus huellas en la arena?
¿Las que dejan cuando se van una estela de ruido, un recuerdo musical...?

5/29/2006 04:47:00 p. m.  
Anonymous xixela escribió...

Gracias a tu hermosa poesia me despierto todos los dias con mas ilusion.
Espero que continues escribiendo con tanto amor y tanta delicadeza ya que tu poesia es vida para mi.

5/29/2006 09:35:00 p. m.  
Blogger Ana desde el Sur del Mundo escribió...

Humildemente, silencio.
Las gaviotas hablan hoy y son tan sabias...

5/30/2006 06:12:00 a. m.  
Blogger El Joven Amaril escribió...

En la taberna del Mar uno es capaz de olvidar y recordar cualquier cosa. Por eso cuando después de tomar unos tragos franqueamos el portón de la Taberna sentimos el deseo de perder la mirada en ese horizonte plagado barcos y de gaviotas y, aunque sólo sean durante unos minutos o una eternidad -¿qué más da?- descansar...

5/30/2006 06:28:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< La Taberna del Mar